Un día en la vida de Teresita, Los Tios Granja de Conejos

"Los corazones jóvenes están siempre más cerca de la verdad."
-Máximo Gorki, “La Madre”

 

Teresita

Hola, mi nombre es Teresita y tengo una granja de conejos en la Ciudad de México.

En mi día a día tengo como ritual levantarme y mi primera actividad del día es desayunar para poder tomar todos los desafíos de la granja activa y con más fuerzas.

 

Los Lunes son los días que le dedico más tiempo a la granja y a nuestros animales. Lo primero que reviso llegando a la granja es si todos los animales y su entorno se encuentran en buen estado y no que no exista ningún percance. Una vez que veo que todo está en orden, es momento de tomar el calendario. Tenemos cuatro actividades específicas, donde determinamos si los conejos están listos para las montas (cruzar a los conejos), si los días de destete ya terminaron (de 31 a 35 días en los que las crías deben estar con la madre), pesar a los conejos y llevarlos al área de engorda. Ya que terminamos con estas tareas, me encargo de revisar si necesitamos poner nidos y de actualizar todos nuestros registros para tener todo al día.

 

Lo más desafiante de mi día es que gracias a la edad, he tenido problemas de cadera y columna y a veces poder hacer y terminar todas mis actividades me es muy complicado, aunque también muy satisfactorio.

 

Lo que más disfruto de mi trabajo es recibir todas las notas de mis clientes diciendo que les encanta nuestro producto, y esto me hace sentir que mi trabajo vale la pena. Además, me encanta innovar y probar nuevas recetas todos los días con nuestro conejo.

 

Además de despertarme y estar con vida algunas de las cosas que más amo en esta vida es poder ver el amanecer y una buena luna llena aunque no tanto como disfrutar con mis hijos sus logros.

 

El temor más grande que tengo en la granja es que nos llegue una enfermedad que ponga en riesgo a nuestros animales como la enfermedad hemorrágica viral de conejo y que toda nuestra granja corra peligro y la tengamos que cerrar.

 

Si pudiera cambiar algo en este mundo sería erradicar la violencia hacia las mujer y poder concientizar a la gente para que tengan más criterio y que no se crean todo lo que las noticias y las redes sociales nos dicen.

 

En mi bolsillo puedo ir cambiando de cosas cada vez, pero lo que siempre llevo conmigo es una bolsa de kleenex y un rosario para sentirme acompañada y protegida.

Dejar un comentario