Cosmética natural a base de herbolaria mexicana. Entrevista con Montserrat Tejas Ramón de Tetonalli.

Arando historias

Entrevista Tetonalli

Mi nombre es Nayeli Montserrat Tejas Ramon soy productora de cosmética natural y vegana a base de herbolaria mexicana, el nombre de mi empresa se llama Tetonalli que en Náhuatl significa ‘’El alma de las plantas’’ ya que se trabaja con ellas aprovechando al máximo sus maravillosas propiedades funcionales. Me dedico a la producción, a la publicidad en redes sociales, a la distribución y a básicamente un poco de todo. Mi empresa en una palabra la definiría como cosmética natural. Tetonalli abrió sus puertas hace un aproximado de 2 años y medio, y me siento muy contenta de ver como ha crecido a lo largo del tiempo y muy emocionada de como será en un futuro ya que todo pinta de maravilla. 

Mi rutina digamos que sí está establecida ya que trabajo desde casa y soy mamá lo cual me mantiene bastante ocupada, no le dedico todos los días a trabajar sino que solamente ciertos días los cuales son martes, jueves y viernes de 3 a 6 de la tarde. 

Mis principales retos o desafíos que vivo constantemente es intentar promover un cambio en la gente ya que a la mayoría le hace falta mucha cultura sobre el cuidado del medio ambiente y de nuestro propio cuerpo, nuestro templo, de tener la conciencia y la importancia de usar productos orgánicos, naturales, veganos y que provengan de pequeños productores apoyando el comercio justo. La gente no le pone tanta importancia a esto cuando sí debería. 

Yo, tal y como lo mencioné anteriormente, trabajo desde mi casa, especialmente desde mi cocina ya que me resulta más cómodo. Los objetivos de mi empresa, más allá de las ventas, es compartir todos estos conocimientos sobre formulaciones y preparaciones, quiero hacerle saber a la gente acerca de los beneficios de las plantas en la cosmética ya sea en talleres, conferencias, pláticas, y básicamente compartirle a la gente toda esa información que he aprendido para que esas personas puedan preparar y tener la iniciativa de preparar sus propios productos. 

Han pasado varias cosas que me han desanimado a lo largo de los años como por ejemplo, al principio, el que las personas no creyeran en los beneficios de las plantas me desanimaba pero luego la gente fue comprendiendo más su funcionamiento y que se debe de tener mucha constancia en este tipo de productos ya que los efectos o cambios no se reflejan de la noche a la mañana. Me pasaba que la gente se desesperaba por lo mismo pero creo que es importante ver más allá de nuestro ego; hoy en día la gente prefiere este tipo de productos cada vez más y la demanda es cada vez mayor. 

Eso lo he superado con mi ejemplo, desde que me puse a elaborar los productos, yo misma he usado todos esos productos y la gente que me conoce ha visto los cambios que han provocado en mi cuerpo, esto ha hecho que haya un poco más de confianza. 

Con base a mis prioridades, en mis tiempos libres hago de todo, estoy en una colectiva con mujeres productoras, autogestivas, también me dedico al tatuaje de forma artesanal (handpoke), doy algunos cursos con amigos, familiares, gente de bajos recursos para que generen ingresos, y claro que también me gusta mucho estar con mis hijas; con mi familia. 

Lo que más me gusta de mi trabajo y lo que me hace levantarme cada día a trabajar es el poder estar más tiempo con mis hijas, no tener que dejarlas para irme a algún otro lugar o no tener horarios fijos sino que los horarios que yo decida, y específicamente lo que me hace levantarme más allá de mi familia es el querer llegar siempre más allá y cumplir esos objetivos a largo plazo de tener espacios para poder impartir talleres, enseñarle a la gente cómo puede generar ingresos por medio de la herbolaria y creando productos nuevos mediante todo lo mágico que nos brinda la naturaleza. 

Algo que me hace sentir plena es el impacto ecológico que se está logrando con todo eso de la cosmética, cada vez son más personas que compran y que venden este tipo de productos, cada vez hay más alcance y eso significa que cada vez más personas están teniendo las ganas de cuidar nuestro planeta. Cuando me saturo de trabajo o de emociones y necesito un descanso acostumbro hacer ejercicio, una buena rutina de pierna, creo que ahí es donde sacas todo el estrés, la tristeza y cualquier cosa que te está atormentando. 

Uno de mis mayores miedos es no tener la salud para continuar con todos esos proyectos que tengo en mente. 

Una de las cosas que me gustaría cambiar del mundo yo creo que serían las formas de gobierno que hoy en día se tienen, que se les brinde un mayor apoyo a gente productora y no para grandes industrias que venden cosas con falsos mensajes. 

Un dato curioso acerca de mi organización financiera es que antes no era nada buena ahorrando, conforme ha estado avanzando el proyecto y conforme he generado más ingresos he aprendido a ahorrar y a tomar en cuenta más proyectos para cubrirlos todos. En el bolsillo en este momento no traigo nada, no suelo cargar con muchas cosas ni con mucho dinero, solo con lo necesario y a veces hasta se me olvida la cartera, upsss. Uno de mis consejos o frases que me inspiran en el día a día es el dedicarle tiempo a lo que nos hace feliz, es muy importante sentirse feliz para poder cumplir tus objetivos.

Dejar un comentario