Cooperativa de alto riesgo

—Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.
—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse.
—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
—Es el tiempo que yo he perdido con ella... —repitió el principito para recordarlo.
—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
—Yo soy responsable de mi rosa... —repitió el principito a fin de recordarlo.

El principito. Antoine de Saint Exupéry


El haber tomado la decisión de hacer de la Tiendita del Campo una comunidad corríamos el riesgo de convertirnos en algo más de una relación meramente comercial.

Corríamos el riesgo de emocionarnos al vernos crecer y motivarnos por sabernos mejores cada día.

Corríamos el riesgo de encariñarnos y entusiasmarnos cada vez que volvíamos a tener un encuentro, ya fuera solamente para llevar sus productos a la Tiendita y tener la oportunidad de platicar, compartir las últimas experiencias y aprendizajes o intercambiar anécdotas.

Corríamos el riesgo de ilusionarnos cada vez que nos viéramos por la pantalla para planear nuestros próximos objetivos, innovar y buscar formas de incorporar nuevas personas para así poder hacer de nuestro pequeño gran proyecto, ese motor que diera a conocer la belleza del campo en la Ciudad de México a través de sabores, colores, aromas y texturas.

Corríamos el riesgo de intercambiar nuestras derrotas, lagrimas y frustraciones para así convertirlos en fortalezas y tener la oportunidad de, juntas, volver a ver la luz al final de la tormenta.

Corríamos el riesgo de hacernos amigas, compañeras y hermanas.

Jamás nos arrepentiremos de ser una cooperativa de alto riesgo. Porque esa es nuestra mayor virtud. Y aunque duela decir adiós, jamás nos lamentaremos de lo bello que ha sido este tramo en el trayecto de la vida.

 

Dejar un comentario